Frank Delgado. Trovando más allá del comunismo real.

En este programa número 146 de La Alegre Corchea Libertaria, de nuestra radio libre online Alegría Libertaria, queremos felicitar el cumpleaños a Frank Delgado, cantautor cubano nacido el 19 de octubre de 1960 en Minas de Matahambre (Pinar del Río). Miembro del movimiento de la Nueva Trova, se describe como Juglar Moderno, Trovador a la vieja usanza y Cantautor que juega con aires de rock & roll clásico, hasta llegar al más puro y bailable son cubano.

Frank Delgado

En 1972 entró por seis años a la escuela Camilo Cienfuegos, una academia militar. Fue ahí donde aprendió a tocar la guitarra y escuchaba clandestinamente el rock & roll enganchando una radio a un pararrayos. Estudió Ingeniería Hidráulica aunque ha vivido de su música, como DJ y cantando donde ha querido, o ha surgido, o le han dejado. Ha compartido escenarios con Silvio Rodríguez, Luis Eduardo Aute, Daniel Viglietti, Juan Carlos Baglietto y Fito Páez, y, por supuesto, con Santiago Feliú, Carlos Varela y Gerardo Alfonso.

Esa misma vocación por promover la obra de otros lo llevó a diseñar uno de los proyectos radiofónicos que hicieron historia en la difusión de la trova: El Salón de los Juglares, transmitido en Radio Ciudad de La Habana en los inicios de la década pasada. Por ese programa pasaron todos los que hacían este tipo de canción, desde los consagrados e históricos hasta los que recién empezaban; desde Pablo Milanés hasta Raúl Ciro, desde Athanai hasta Eusebio Delfín.

Frank es, en primer lugar, un trovador de esencias. Conocedor profundo de diversas zonas de la creación musical cubana, no es ajeno tampoco a lo que ocurre en el resto del mundo. Su obra es un crisol donde se conjugan chacareras y guajiras, algo de blues, guarachas, guaguancó, reggae, boleros, tangos, pinceladas pop y son, sobre todo eso, mucho son.

“Yo no sé cómo se hace un país, pero sí sé cómo no se hace”. Esta es la esencia de sus canciones y, aunque aborda diversos temas, prefiere describir la cotidianeidad del ciudadano común. Para Frank Delgado la canción nace de la vida y de los sujetos que con sus sueños, anhelos y preocupaciones se convierten en inspiración. Aborda temáticas medulares, ponen el dedo en la llaga, nos enfrentan a cuestionamientos constantes, eluden la retórica y ese excesivo formalismo que lastra las obras de tantos cantautores que confunden el escenario con un púlpito.

Sigue tocando por amor al arte en todos los lugares donde le parezca que vale la pena hacerlo, como cada sábado en el anfiteatro del Parque Almendares.

Frank Delgado en caricatura de Brady (Fuente: Havana Music School).

En la entrevista que le hizo en 2017 Katheryne Felipe, en On Cuba News, cuenta que:

«Cuando fui a estudiar Ingeniería Hidráulica ya hacía parodias. Cogía canciones hechas y les cambiaba la letra para hacer algo de verdad gracioso. Empezaba a sonar entonces un trovador llamado Alejandro García, que influyó mucho en mí. No tenía grabadora en aquel tiempo, pero mi oído era casi absoluto. Escuchaba las canciones dos o tres veces y me las aprendía detalladamente, desde la melodía hasta la letra (…). La Nueva Trova me la impusieron primero, pero luego me gustó muchísimo»

Cuando Katheryne Felipe le pregunta si el tener que vivir del día a día se debe a que ha sido un contestatario, Delgado contesta que «por supuesto. Tengo muchos amigos que tienen un discurso más ligado a la Revolución y son mejor tratados. Las cosas que yo hago tengo que lucharlas. A mí no me invitan a tocar aquí y allá. No he sido nunca mediático, pero el haber estado medio prohibido tiene su encanto».

«Mientras menos cómodo uno está más visión tiene. Cuando uno acumula patrimonio tangible, por decirlo de alguna manera, y se protege, se encierra en una especie de urna y menos ve».

Siempre me ha gustado estar presente pero nunca he compuesto con fórmulas ni ánimos de trascendencia. Hago canciones porque necesito hacerlas. A veces me pagan por cantar, pero otras pago para que me dejen hacerlo porque tengo que probarme ante el público. La gente no me recuerda por la música de una película o novela. Mi público no es muy grande, pero sí muy fiel.

Frank Delgado asume las tradiciones para subvertirlas. Más que la reverencia esquemática y la idolatría por decreto le interesa la confrontación: nutriente indispensable de toda obra de arte que se respete. Es un sibarita dedicado a vivir por y desde la canción, trovatur a la búsqueda de algún mapa singular, ingeniero hidráulico que decidió romper diques en vez de construirlos, usando como detonantes sólo su guitarra y su voz.

Tras la presentación, podrás escuchar su disco Trova-Tur (1995), disco que tuvo que hacer frente a la censura (canciones como «Espíritu y consumo» o «Cuando se vaya la luz, mi negra», fueron prohibidas en la radio cubana). Estos son los temas que componen el disco y que podréis escuchar tras la presentación:

Disco Trova-Tur (1994)
  1. Trova-tur
  2. Con la adarga al brazo
  3. Carnavales
  4. Embajadora del sexo
  5. Espíritu y consumo
  6. Utopías
  7. El proceso
  8. Quinto centenario (o Gallego)
  9. Konchalovski hace rato que no monta en Lada
  10. Johnny, el Babalao
  11. Veterano
  12. Cuando se vaya la luz, mi negra

CRÉDITOS

Sintonía: Birds of Fire – Mahavishnu Orchestra

FUENTES

https://www.cubanosfamosos.com/es/biografia/frank-delgado
https://oncubanews.com/cultura/musica/frank-delgado-haber-estado-medio-prohibido-encanto/
https://youtu.be/vhB6zFs2O3c
https://havanamusicschool.com/es/frank-delgado-trovador-honesto/

PROGRAMA RELACIONADO

Noel Nicola, cantautor sin consignas

Programa bajo licencia CC-by-sa-nc a excepción de la música. Uso educativo.

Trío Trovarroco. Tradición, compromiso y vanguardia de la música cubana

En este programa número 138 de La Alegre Corchea Libertaria, de nuestra radio libre online Alegría Libertaria, traemos la música del Trío Trovarroco, conjunto cubano que mestiza la trova y el son con la música de concierto del Barroco y del Renacimiento. El trío lo componen los artistas cubanos Rachid López (director y guitarra), César Bacaró (bajo acústico) y Maykel Elizarde (guitarra tres).

Está considerado como uno de los más destacados exponentes del panorama musical cubano.

Este trío, que inicialmente se llamó Trío de Cuerdas Arte y Estilo, nació en Santa Clara (Villa Clara, Cuba) como una idea del maestro Rachid López, guitarrista concertista de la provincia de Villa Clara, en los últimos meses de 1999, y bajo su dirección, para trabajar la música de concierto.

Trío Trovarroco: Maikel Elizarde, César Bacaró y Rachid López

Como cuenta Roberto Reyes en la web Trastienda Musical, «junto a César Bacaró Lainé en el contrabajo acústico y Maikel Elizarde Ruano en la guitarra tres, el virtuoso instrumentista comenzó a conducir la música concertante hacia un universo cargado de hallazgos armónicos y tímbricos. Llegaban nuevos aires para obras latinoamericanas, clásicos del Barroco y el Renacimiento, piezas de los siglos XV y XVI, y composiciones cubanas que abarcan el amplio diapasón que va de la rumba a la nueva trova, llevándolo siempre a planos de música concertante y mezclándolo con elementos propios de ese género sin perder, por supuesto, la sonoridad rítmica del timbre. También trabajan la vieja y la nueva trova cubana».

Les fue entregada la Distinción por la Cultura Nacional a principios del 2010, una condecoración que otorga el Ministerio de Cultura de la República de Cuba a personas o instituciones por las contribuciones o aportes realizados al patrimonio de la cultura cubana.

Trío Trovarroco con Silvio Rodríguez

Tras la presentación, podrás escuchar una selección de Radio Alegría Libertaria de sus dos discos (Sueño de un Despertar, 2000; Juramento, 2003) y de otras colaboraciones. Estos son los temas seleccionados:

Trío Trovarroco con Silvio Rodríguez, Niurka González y Óliver Valdés

01 Chan Chan (Tributo Homenaje a Compay Segundo) (Juramento, 2003)
02 Changüi Suco (Juramento, 2003)
03 Barroco En Son Menor (Juramento, 2003)
04 La Múcura (Juramento, 2003)
05 En el Claro de la Luna (concierto de Silvio Rodríguez con acompañamiento de Trovarroco, con Niurka González a la flauta y con Oliver Valdés en percusión) (9 de mayo de 2008 en el teatro Karl Marx, La Habana).
06 Mariposas (concierto de Silvio Rodríguez con acompañamiento de Trovarroco, con Niurka González a la flauta) (9 de mayo de 2008 en el teatro Karl Marx, La Habana).
07 Son de la Loma (Sueño de un Despertar, 2000)
08 Trilogía de Sones (Sueño de un Despertar, 2000)
09 Ay Mamá Inés (Sueño de un Despertar, 2000)
10 Manicero (Sueño de un Despertar, 2000)
11 Sucu Sucu Felipe Blanco (Sueño de un Despertar, 2000)
12 Sueño de un Despertar (Sueño de un Despertar, 2000)

CRÉDITOS

Sintonía: Birds of Fire – Mahavishnu Orchestra

FUENTES

https://es.wikipedia.org/wiki/Tr%C3%ADo_Trovarroco
https://trastiendamusical.es.tl/Trovarroco-cuerdas-virtuosas.htm
https://www.ecured.cu/Tr%C3%ADo_Trovarroco

Programa bajo licencia CC-by-sa-nc a excepción de la música. Uso educativo.

Emiliano Salvador, la convergencia entre el son y el latin jazz

En este programa número 137 de La Alegre Corchea Libertaria, de nuestra radio libre online Alegría Libertaria, queremos recordar la música de Emiliano Salvador, pianista y compositor cubano de jazz latino y son jazz nacido en Puerto Padre el 19 de agosto de 1951.

Emiliano Salvador

Emiliano Salvador (Puerto Padre, 19 de agosto de 1951 – La Habana, 22 de octubre de 1992) fue un pianista y compositor cubano. Fue uno de esos músicos admirados por los propios músicos, y especialmente por los que tocan su instrumento. Se puede decir en este caso, que se trata de un pianista de pianistas. Se ha convertido en una leyenda no solo entre los cubanos, sino en todo el ámbito de la música afrocaribeña y el jazz latino.

Estudió percusión y piano en la Escuela Nacional de Arte y completó estudios posteriormente con Juan Elósegui, Federico Smith y Leo Brouwer. Integró el Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC; fue pianista y arreglista del grupo de Pablo Milanés; acompañó a Silvio Rodríguez, Chico Buarque y al cuarteto brasileño MPB4.

Fundó y dirigió su propio grupo, que en diferentes momentos estuvo integrado por José Carlos Acosta, saxofón, tenor y soprano; Feliciano Arango, bajo eléctrico; Emilio del Monte, paila y drums; Rodolfo Valdés Terry, tumbadora y bongó. Según Leonardo Acosta, el mérito de Emiliano, musicalmente hablando, comienza con el hecho de que logró un estilo propio, orgánico y coherente, a partir de las raíces afrocubanas, el jazz, la música brasileña, el piano clásico y romántico y las influencias muy particulares de ciertos pianistas.

Según Ecured: «Los números originales de Emiliano, tales como Angélica, Poly, Una mañana de domingo o Mi contradanza, cada vez más interpretados por músicos y grupos de jazz cubanos, han venido a enriquecer el repertorio jazzístico cubano, dentro del cual pudieran muy bien convertirse en clásicos ya que reúnen todas las condiciones. ante todo fue un pianista de facultades extraordinarias como improvisador, y que como ya se señaló, supo forjarse su propio estilo. El tratamiento polifónico y polirrítmico está en la base misma de ese estilo, es decir, el piano concebido como una orquesta»

Tras la presentación, podrás escuchar su primer disco, «Nueva Visión» (1978 o 1979), y a continuación, a modo de bonus track, tres temas de su disco en solitario «Pianíssimo» (2000). Estos son los temas:

Nueva visión (1978/1979)

01.- Preludio Y Visión (Piano Solo)
02.- Nueva Visión
03.- Angélica
04.- Puerto Padre
05.- Son De La Loma
06.- Convergencia
07.- El Montuno
08.- Post-Visión (Piano Solo)

Emiliano Salvador: piano acústico, piano eléctrico
Paquito D’Rivera: saxo alto, flauta
Pablo Milanés: voz
Bobby Carcassés: voz
Jorge Varona: trompeta
Arturo Sandoval: trompeta
Adalbeto Lara Trompetica: trompeta
Manuel Guajiro Mirabal: trompeta
Andrés Castro: trompeta
Lázaro González: trombón
Ahmed Barroso: guitarra de 12 cuerdas
Arreglos de Emiliano Salvador

Bonus track (Pianíssimo, 2000)
Piano: Emiliano Salvador

09.- Poly
10.- Una mañana de domingo
11.- Mi contradanza

CRÉDITOS

Sintonía: Birds of Fire – Mahavishnu Orchestra

FUENTES

https://www.ecured.cu/Emiliano_Salvador
http://www.anapapaya.com/impres/i_esalva.html

Programa bajo licencia CC-by-sa-nc a excepción de la música. Uso educativo.

Irakere, una vuelta de tuerca a la música popular cubana y a la identidad afro

En este programa número 113 de La Alegre Corchea Libertaria, os traemos la música del grupo cubano Irakere, que desarrolló un importante trabajo en la música popular cubana y el Jazz Latino bajo la dirección de Chucho Valdés.

Irakere se conforma como tal en 1967 pero había empezado a trabajar mucho antes; en ese año precisamente van a una selección convocada en La Habana para organizar con los mejores músicos de entonces la Orquesta Cubana de Música Moderna. Al quedar este proyecto cada vez más controlado y abocado a una música más ligera, Chucho Valdés dio el paso de dar nombre a este proyecto en 1973: Irakere, que en lengua yoruba quiere decir “Vegetación”.

Es así como, partiendo de su nombre, trabajan con base en las raíces musicales afrocubanas. De esta manera, a través de la combinación, mezcla e interrelación de lo clásico, el impresionismo, el jazz, el rock y varias técnicas de composición logran pasearse por todos los estilos tales como la música bailable, la de concierto, la tradicional y la actual cubana.

Miembros fundacionales del Grupo Irakere (La Habana, 1973):

  • Jesús Valdés (Chucho), compositor, director y pianista;
  • Paquito D’Rivera (Paquito), saxofón alto, tenor, flauta y clarinete;
  • Carlos Averhoff, saxofón tenor, soprano, flauta y clarinete bajo;
  • Jorge Varona, trompeta, trombón de pistones y percusión;
  • Carlos del Puerto, bajo, guitarra bajo y tuba;
  • Carlos Emilio Morales, guitarra;
  • Bernardo García, drums y tambores batá;
  • Jorge Alfonso, tambores batá;
  • Enrique Pla, batería;
  • Carlos Barbón, güiro, chekeré y pandereta, y
  • Oscar Valdés, cantante, tumbadora (conga), tambores batá y bongó.

El grupo fue recibiendo nuevos integrantes que han ido aportando nuevos sabores al grupo, tales como Arturo Sandoval, Román Filiú, Armando Cuervo, Miguél Díaz, José Luis Cortés o Mayra Caridad Valdés.

Cuentan en la web Ecured que “la única alquimia de Irakere procede de la espontánea creatividad de sus integrantes. Al no existir ningún empeño comercial, se hacen innecesarias las prácticas de laboratorio, y el grupo puede interpretar una contradanza, un danzón, un son montuno o un cha cha chá sin temor a parecer “anticuados”, ya que de hecho están tocando al mismo tiempo otra cosa. Y sin proponérselo como meta, ni tener que inventar un nombre de “pega”, casi por un imperativo del propio material que trabajan, van surgiendo nuevas combinaciones rítmicas, hasta el punto en que el ritmo de Irakere resulta inconfundible entre los oyentes —o bailadores— cubanos».

Queremos recordar dos conciertos muy significativos: en 1978 acompañando al guitarrista y compositor Lew Brouwer en el Teatro Karl Marx de La Habana, y en 1990 en el concierto histórico de Silvio Rodríguez en Chile.

La música que escuchamos tras la presentación es una selección de su música realizada por Radio Alegría Libertaria a modo de muestra de su diversidad compositora:

01.-Bacalao con Pan
02.-Tema de Chaka
03.-La Explosión
04.-Valle Picadura
05.-Concierto para Metales
06.-Yemaya
07.-La Comparsa
08.-Juana Mil Ciento
09.-Encuentro
10.-La Resurrección (con Silvio Rodríguez)

CRÉDITOS

Sintonía: Birds of Fire – Mahavishnu Orchestra

FUENTES

https://www.ecured.cu/Irakere
https://www.cubanet.org/cultura/los-50-anos-de-la-orquesta-cubana-de-musica-moderna/

PROGRAMAS RELACIONADOS

Leo Brouwer, el compositor de las dos manos
Nuestro Silvio. De la seguridad de lo posible a la esperanza de lo imposible

Programa bajo licencia CC-by-sa-nc a excepción de la música. Uso educativo.

Julián Orbón, el famoso compositor desconocido

En este programa número 106 de La Alegre Corchea Libertaria os contaremos algunas cosas sobre Julián Orbón y su obra y escucharemos algunas de sus composiciones.

Julián Orbón, nacido en Avilés (Asturias) el 7 de agosto de 1925 y fallecido en Miami el 25 de mayo de 1991, es un compositor hispano-cubano reconocido mundialmente que reúne en su obra, como ningún otro compositor de su tiempo, la tradición musical española y la cubana (Gemma Salas, 1998). Se asentó en Cuba a los 15 años, allí formó parte del grupo Orígenes y del Grupo Renovación Musical dirigido por José Ardevol.

Después continuó su formación con Aaron Copland en el Berkshire Music Center en 1945. Muy pronto destacó como una de las grandes promesas de la música hispanoamericana, y ya en 1954 fue premiado con el premio Juan Landeta por su obra Tres Versiones Sinfónicas en el I Festival de Música de Caracas.

Con posterioridad, en el año 1958, adquiriría una gran popularidad no con una composición clásica, sino curiosamente por haber adaptado el poema Versos Sencillos de José Martí a la melodía popular Guantanamera, la cual desde entonces se canta con esa letra.

En 1960 fue invitado por el gobierno mexicano y, expresamente, por Carlos Chávez para trabajar como profesor asistente en su Taller de Composición del Conservatorio Nacional de Música, donde figuran entre sus alumnos más conocidos Eduardo Mata y Julio Estrada.

En 1963 deja México para dirigir un máster en composición en Estados Unidos, donde cuenta con el apoyo de amigos músicos como el guitarrista Andrés Segovia o el propio Copland. Va a residir en los Estados Unidos hasta el final de su vida.

Nunca volverá a Cuba, decepcionado con el camino que toma la revolución, decidió instalarse en Nueva York, donde se dedicó a la composición y a dar conferencias invitado por distintas universidades americanas.

Sus restos mortales reposan en Avilés, como último deseo del compositor, en el cementerio de La Carriona, desde el 2 de diciembre de 1991. A la ceremonia asistieron solamente los familiares y una amiga personal del compositor, sobrina de Federico García Lorca.

Llegó a convenirse en uno de los más grandes y universales compositores que Hispanoamérica ha tenido. Su música fue un reflejo de sí mismo, creó un estilo personal en el que estaban presentes los orígenes de la cultura hispanoamericana, las herencias y mitos de la música española, la música litúrgica católica y la música del siglo XX transportados a una dimensión mística llena de símbolos relacionados con su pensamiento estético.

En Radio Alegría Libertaria hemos seleccionado estas cuatro composiciones que compuso en cada una de sus tres etapas y su composición más popular para escucharlas tras nuestra presentación:

  1. Preludio y Danza para guitarra (1951), interpretada por el guitarrista salvadoreño Walter Quevedo-Osegueda (Piezas íntimas)
  2. Tres versiones sinfónicas (1958), interpretada por la Orquesta «Simón Bolívar» de Venezuela dirigida por el maestro Eduardo Mata. Suite o conjunto de danzas en tres partes: Pavana, Organum Conductus y Xylopone.
  3. Partitas (Nº 1) para clavecín (1963), interpretado por el clavecinista Rafael Puyana en 1966.
  4. Guantanamera, interpretada por 75 músicos y músicas cubanas a lo largo del mundo (Playing for Change)

CRÉDITOS

Sintonía: Birds of Fire – Mahavishnu Orchestra

FUENTES

Gemma Salas Villar (1998). La confluencia de dos culturas en la música de Julián Orbón. Cuadernos de Música Iberoamericana, 6. https://revistas.ucm.es/index.php/CMIB/article/view/61239
http://ofcm.cultura.cdmx.gob.mx/node/343
https://es.wikipedia.org/wiki/Juli%C3%A1n_Orb%C3%B3n
https://youtu.be/eVTUwc8oh7A
https://youtu.be/uXQ32vOQWTU
https://youtu.be/blUSVALW_Z4
https://es.wikipedia.org/wiki/Guantanamera

Programa bajo licencia CC-by-sa-nc a excepción de la música. Uso educativo.